Escribir la historia de tu empresa no suele ser fácil.

Tú la has vivido desde dentro, has crecido con ella y, por eso mismo, muchas veces cuesta ponerse en el lugar de tu cliente y hablarle sobre tu trayectoria de una forma que le cautive.

Es algo que le pasa a muchas personas: sienten que la historia de su negocio no tiene nada de especial, simplemente querían disponer de su tiempo, o bien, dedicarse a lo que les gustaba.

Lo que no saben es que su historia sí que es especial: tiene que ver con sus valores, con sus motivaciones, con aquello que les impulsa a hacer lo que hacen. Con razones y principios que van más allá de su oferta comercial.

Y allí es donde está la base para conectar con sus clientes, para diferenciarse y para tener una marca memorable.

Por eso he decidido hacer este artículo, donde te explico cómo puedes escribir la historia de tu empresa. Y, además, te doy cinco ejemplos que despertarán tu inspiración.

¡Vamos allí!

(1) El protagonista de tu historia es tu cliente

Esta es la base de todo: tu historia no trata sobre ti, sino sobre cómo puedes ayudar a tu cliente a conseguir lo que necesita o desea.

Tu cliente quiere saber cómo le puedes ayudar, qué puedes hacer por él y por qué debe confiar en ti.

Cuando hablar sobre ti, en realidad, estás explicando qué es lo que te trajo hasta aquí. Puedes empezar por hacer un relato cronológico. Eso te ayudará a hacerte una primera imagen mental de lo que tienes para contar.

Pero, a partir de allí, es cuando empieza a activarse la magia de las palabras. De descubrir cuáles han sido los hitos que captarán la atención de tu cliente ideal, y qué es lo que te ha impulsado a hacer lo que haces.

Una vez que has dado forma a tu propia historia y logras explicarla de manera que enamore, que conecte, que haga vibrar… Entonces, a partir de ese momento, los contenidos de tu marca encajarán en un mismo puzle.

Si hay una marca que domina este tema a la perfección, esa es Ikea. En su web, en sus tiendas, hasta en su catálogo anual: siempre el cliente es el centro de la historia.

Como escribir la historia de tu empresa-ikea
Como contar la historia de tu empresa-Ikea

(2) Transmite el propósito de tu marca

¿Sabes por qué te digo “transmite” en lugar de “explica” o “cuenta”?

Porque tu propósito es algo que debe hacer vibrar.

Es el motivo que te lleva a hacer lo que haces y es la razón por la que tus clientes se enamorarán de tu marca.

Tus creencias y valores hablan sobre ti, sobre tu manera de ver el mundo y sobre lo que quieres que tus clientes logren, más allá de tu actividad comercial.

Una marca local que manifiesta su propósito de entrada es MonAroma. Ni bien entras a su web, puedes leer:

“Otra belleza es posible: la que cuida de ti y de la naturaleza”.

Como escribir la historia de tu empresa

Manifestar tus creencias de forma clara y directa te ayudará a conectar con tus clientes.

¿Habrá gente que no esté de acuerdo contigo? Sí, ¡claro! Pero, piensa: ¿crees que estas personas te comprarían?  

(3) Descubre cuál fue el punto de inflexión en tu historia emprendedora

Todas las historias tienen un momento a partir del cual las cosas empezaron a tomar forma, algo que las hizo coger el rumbo que tienen ahora.

Al contar la historia de tu proyecto, de tus inicios, de quién eres y por qué tus clientes deben escogerte a ti, este punto de inflexión no tendrá tanto que ver contigo, sino con lo que tienes para ofrecer a tus clientes.

Para encontrar cuál fue este momento, te ayudará hacerte algunas preguntas, como:

  • ¿Cuál es tu trayectoria? En serio, repasa lo que has hecho, paso a paso.
  • ¿Qué experiencias o aprendizajes de tu pasado te han permitido ser hoy quién eres?
  • Hubo un momento en que decidiste emprender. Ya sea porque necesitabas conciliar, porque lo que hacías no te gustaba o porque se te presentó la oportunidad. Todo ello forma parte de tus circunstancias. Pero, dentro tuyo, hubo una motivación. Dicho de otra forma: ¿por qué decidiste dedicarte a esto y no a otra cosa?
  • ¿Qué es lo que ofreces y por qué es diferente? Para tu historia, será más importante la diferenciación que lo que ofreces.

Una historia que me apasiona es la de Blake Mycoskie, fundador de la marca de alpargatas TOMS. Hace unos años leí su libro Un día sin zapatos, en el que narra las vivencias personales que le llevaron a fundar un modelo de negocio que luego acabó patentando. Un modelo único y diferenciador, que consiste en que, por cada par de zapatos TOMS que compres, la empresa dona otro par a niños que no tienen calzado.

¿Dirías, entonces, que el mensaje de TOMS está centrado en su calzado?

¡Claro que no! Ni bien entras a su web, podrás ver cómo sus textos principales apuntan a las causas que apoyarás al llevar sus zapatos.

Cómo contar la historia de tu empresa-TOMS

(4) Mira más allá de la figura del cliente ideal

Una de las bases para conectar es tener claro a quién te diriges.

Conocer a tu audiencia implica ir más allá de sus características demográficas, para profundizar en sus necesidades y sus valores. En su forma de ver el mundo y en lo que quieren conseguir.

Un caso que me apasiona es el de la comunidad de mujeres emprendedoras Extraordinaria.

En el último encuentro en Barcelona, su fundadora, Gemma Fillol, explicaba cómo la comunidad agrupa a personas de diferentes edades, que están en distintos momentos empresariales… pero todas comparten determinados valores que les impulsa a querer formar parte de la comunidad.

Fíjate en estos mensajes de la web de Extraordinaria:

“Creemos en el apoyo para conseguir el éxito profesional y personal y en desarrollar un liderazgo en femenino mucho más alineado con nuestras necesidades de género. Un espacio en el que no se compite, si no que se comparte. Y en el que todas somos alumnas y maestras a la vez”.

Su foco está en sus creencias, sus valores y su forma de entender la comunidad. Algo que pueden compartir personas que están iniciando sus negocios como mujeres que lo han consolidado hace tiempo.

El cliente ideal, el buyer persona… todo ello es muy importante. Pero más importante es no quedarte solo en sus características demográficas, para poder ir al fondo de sus necesidades, sus preocupaciones, la forma en que entienden la vida y las motivaciones que les llevan a escogerte.

(5) Tu filosofía te ayudará a comunicar el valor de lo que haces

Hablar sobre filosofía de marca me hace pensar en Fauna y Flora. Mira lo que explican en su web:

“Nos apasiona crear piezas con alma que cuenten pequeñas historias y sean capaces de conectarnos con nosotros mismos y con nuestro entorno natural. Creemos en el poder de los objetos que nacen siendo amados y en la capacidad que tenemos todos de crear un mundo más humano a través de nuestro trabajo”.

Compartir tus creencias, manifestar tu pasión por tu trabajo y explicar de qué forma vives tu filosofía de marca al crear / producir / ofrecer lo que haces te ayudará a generar la conexión que buscas con tus clientes.

Te hará cercano. Diferente. Real.

Pero, por sobre todo, les dará motivos de peso para escogerte a ti.

Mi conclusión: en esto se basa el storytelling

En algo tan simple, que pocas veces lo aclaramos: la historia que cuentas debe ser real.

Tu historia es especial, porque es solo tuya. Es aquello que te permitirá empatizar y conectar con tu cliente ideal.

Pero, para resultar creíble, para que te dé resultados, debe ser justamente eso: tuya. Los mensajes que comuniques deben hablar sobre la esencia de tu negocio.

Y, por supuesto, basarse en un producto o servicio excepcional.

Porque, para vender con naturalidad, primero, debes inspirar confianza.

Y solo lo lograras si te comunicas con autenticidad y honestidad.

ACCEDE A MI GUÍA "CÓMO ENCONTRAR TEMAS PARA ESCRIBIR"

Allí encontrarás 10 tips que te ayudarán a descubrir todo lo que tienes para contar

Pin It on Pinterest